COMITE: OMS

DIRECTOR: Ilse Azeneth Castillo Alonso

MODERADOR: Malule Garza Gónzalez

TEMA:(A) La mala alimentación en los adolescentes.

           

 

Una de cada cinco personas en el mundo, es decir, 1200 millones de personas, son adolescentes. La idea general es que los adolescentes son sanos. Han sobrevivido a las enfermedades de la primera infancia, y sus problemas de salud asociados con el envejecimiento están todavía muy lejos.

Es durante la adolescencia cuando, (al igual que en la infancia) se establecen los cimientos de la edad adulta y de la vejez. Los adolescentes tienen necesidades básicas de supervivencia como lo son la calidez y una alimentación adecuada.

La mala alimentación en los adolescentes es la causa de muchas de las enfermedades que actualmente se presentan como son la  Hipoglisemia,          Diabetes, Gastritis, Enfermedades de tipo mental, Enfermedades  Gastrointestinales, Anorexia, Bulimia, Cáncer Intestinal y Anemia. Por eso es importante crear una conciencia social acerca de una alimentación balanceada, de igual forma es importante orientarlos para no aceptar la influencia total de la publicidad, la cultura de la imágen perfecta y la propia influencia tanto familiar, como social.

 

 

¿Cuáles son los principales factores que influyen en la mala alimentación?

*INFLUENCIA PUBLICITARIA:

 Televisión, radio, panorámicos , prensa, Internet entre otros

 

*INFLUENCIA SOCIAL:

 Colegio, amigos,  centros comerciales  etc.

 

*INFLUENCIA FAMILIAR:

 Padres, hermanos, primos, tíos, pareja

 

 Los factores que influyen directamente sobre la alimentación son: disponibilidad de alimentos y hábitos alimentarios, como primordiales. Las empresas alimentarías conocen estos elementos y dirigen sus campañas publicitarias a influir sobre hábitos y prestigio social, ignorando conocimientos nutricionales.

 

Y las consecuencias de la mala alimentación  son:

Mala regulación menstrual (en las mujeres)

Debilitamiento de la estructura osea  (los huesos)

Orientación negativa para un futuro como madres o padres, por la falta de calcio y energía en el cuerpo

•Repercución psicológica para el desarrollo de un futuro, en los diferentes                   ámbitos

Problemática en las relaciones sociales

 

 

¿Cómo se dan este tipo de problemas?

 

Los adolescentes  conocen y manejan  el ciberespacio, buscan la felicidad inmediata. No necesitan un lugar especial para comer. Llaman al servicio a domicilio comen en su lugar de trabajo, sobre un escritorio, con papeles, notas y apuntes, mientras pulsan el teclado.

 

 Los horarios tampoco cuentan, el impulso manda. No perder el ritmo acelerado, de ahí nace el término “universal fast food”.

 

Otro grupo de menor edad y poder adquisitivo (ambos padres salen a trabajar) sólo atina a calentar salchichas y comerlas sentado en el sillón de la sala  viendo  televisión, desde la que promueven la salida del malestar mediante objetos externos o sustancias salvadoras (cerveza, cigarrillos, automóviles) o transgresiones alimentarías para luego tomar un energetizante y sentirse mejor, o la bebida de cola que siempre le hará disfrutar.

 

En el área de alimentación, lo económico tiene un gran peso. La venta masiva, uniformada, idéntica, antes mecanizada, ahora robotizada, abarata costos.

 

 

 Existe otro mundo de alimentos en el que se puede descubrir riquezas de aromas, texturas y sabores. Recuperar sensaciones gustativas olvidadas en ambientes más apacibles, más saludables, con menos velocidad.

 

 La realidad actual nos lleva a recuperar él hábito de cocinar y comer en el hogar como una necesidad económica imperiosa: la revalorización de las comidas caseras, con productos locales y de estación en recetas culinarias típicas. Esto acrecienta la identidad y rasgos culturales propios, recupera la biodiversidad.

 

 La producción y conservación típicas de alimentos favorece el desarrollo de microeconomías de regiones actualmente marginales con altos índices de desocupación. Esta propuesta puede transformar en parte el universo aburrido, donde el grueso de la población consume las mismas galletitas, similares fideos, quesos con gusto a papa, carnes con gusto a nada, tomates con sabor a fibras insípidas de laboratorio, frutas con maduración de refrigeración con incierto gusto.

 

 

 

 

¿ Qué tanto influye el servicio a domicilio en este problema?

 

 Muchos jóvenes resuelven rápido y fácil sus almuerzos o cenas: llaman a algunos de los números telefónicos de imanes que ofrecen comida, los cuales están pegados en la puerta del refrigerador. A los pocos minutos, otro adolescente que, montado en su moto, esquivó autos, peatones y semáforos, les entregará una pizza, una hamburguesa con papas fritas, soda o un jugo artificial para saciar su estómago. No les importa demasiado de qué manera les llegue el alimento, ni tampoco cómo lo coman: sin cubiertos ni servilletas, sin mantel y tomando directamente de la latita.

 

La alimentación insalubre y la falta de actividad física fomentan un rápido aumento de la obesidad entre los jóvenes. Muchas muertes prematuras se deben a comportamientos iniciados en la adolescencia, incluidos la adopción de malos patrones alimenticios.

 

En los Estados Unidos, las principales causas de morbilidad y mortalidad están relacionadas con la mala alimentación y el estilo de vida sedentario. Algunas enfermedades específicas vinculadas con la mala alimentación y la inactividad física incluyen la enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2, la hipertensión, la osteoporosis y ciertos tipos de cáncer. Además, la mala alimentación y la inactividad física, que tienen como resultado un desequilibrio energético (se consumen más calorías de las que se gastan), son los factores más importantes que contribuyen al aumento de la población con sobrepeso y obesidad en este país. Una dieta que no aporte un exceso de calorías, siguiendo las recomendaciones de este documento, combinada con la actividad física, debería mejorar la salud de la mayoría de las personas.

 

En España por ejemplo cada vez hay más adolescentes que acuden a los institutos sin desayunar, cuando la primera comida del día es la más importante para el organismo, y hay otros, por ejemplo, que, para engañar al estómago, se comen «una bolsa de fritos a primera hora de la mañana». Con esta fuente de energía, son muchos los jóvenes que afrontan la jornada.

 Los malos hábitos alimentarios ya no son  algo exclusivo de los americanos o de la cultura de la comida rápida.

 

La alimentación entre la población mundial adolescente es verdaderamente preocupante, Un país sudamericano, como Chile emitió una iniciativa de ley que prohíbe solo ofrecer ropa y productos para gente delgada. Esta medida tiende a eliminar la presión social del llamado "cuerpo perfecto", una arbitrariedad que supo de diferentes medidas en distintas épocas, que puede impulsar a las adolescentes, y a los adolescentes, a la anorexia o a una mala alimentación. La ley ya despertó pero existe alguna resistencia entre diseñadores y fabricantes. Mientras, se debaten otras leyes similares.

 

 

Algunas soluciones que se dan: Se deben proponer otros caminos en la alimentación para beneficio de los hoy adolescentes y futuros dirigentes, que tienen el hábito de ingerir aceites vegetales hidrogenados y ácidos grasos abundantes. Esto, más fumar, beber y sedentarismo producen la enfermedad del siglo: sobrepeso, obesidad, hipertensión, que son las bases para aumentar las posibilidades de accidentes cardiovasculares en jóvenes adultos. Una sana alimentación asegura la calidad de vida.